MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO: Entrevista a Raúl Cancio

Cinco décadas “capturando instantes” convierten a Raúl Cancio (Madrid, 1943) en uno de los grandes nombres del fotoperiodismo español.

Frente a su lente han pasado –algunos, posado– los más relevantes personajes de la España del siglo XX –Dalí, Adolfo Suárez, Felipe González, Luis Aragonés, Julio Iglesias, Tarancón, Del Bosque, Santiago Bernabéu, La Pasionaria, Butragueño, Santillana, Francisco Umbral o María Zambrano–, otorgando a la obra de Cancio el estatus de historia viva de nuestro país. Y su larga lista de galardones –Premio Nacional de Periodismo en 1984, Premio Nacional de Fotografía Deportiva en 1988 o Premio Nacional de las Artes y las Ciencias en 2004, entre otros– parece confirmarlo.

Admirador –e imitador– de Cartier Bresson, Cancio sigue aún buscando ese moment décisif, ese sutil detalle, en cada disparo. Dedicado a “este oficio de mirones” desde 1963 y tras su paso por diarios como Pueblo o El Imparcial –en ambos, bajo la batuta de Emilio Romero–, su obra ha quedado vinculada a El País desde que su colega Juan Luis Cebrián “le acogiera” en 1980. “Mi periódico; donde realmente ha aprendido este oficio”, ha declarado.

A raíz de la publicación el próximo mes de noviembre de su último proyecto, “Españoles… Franco ha muerto” (Libros.com), UND_R CONSTRUCTION entrevista al fotoperiodista Raúl Cancio para repasar el presente, el pasado y el futuro de –como rezaba el himno de Cecilia que triunfó en el año en que murió el dictador– “esta España mía, esta España nuestra”.

Elaboración y redacción: Javier Corbacho Galán y Álvaro Rincón Sanz

Fotografía: Álvaro Rincón Sanz


Sigue leyendo

Por qué el episodio “Fraudcast News” de “Los Simpsons” es una lección magistral de periodismo

Decía Ryszard Kapuściński que cuando el mundo se dio cuenta de que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante. Sin embargo, no es necesario –aunque siempre recomendable– leer al autor de “Ébano” o “Los cínicos no valen para este oficio” para darse cuenta de esta realidad. También basta con un capítulo de “Los Simpsons”. Si los más famosos seres amarillos de la TV han sido capaces de transformar el Antiguo Testamento o Hamlet en episodios de media hora, no sorprende que puedan hacer lo mismo con la confluencia de los poderes fácticos con el periodismo. Nada menos.

AVISO: SPOILERS

The Simpsons ™

Sigue leyendo