ENFOCADAS: Periodismo con perspectiva de género en medios de comunicación.

En septiembre de 1995, durante la Cuarta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer celebrada en Pekín, la comunidad internacional se comprometió a adoptar una serie de medidas para favorecer la toma de decisiones por parte de las mujeres en los medios de comunicación y evitar su imagen estereotipada en el panorama informativo. Según recoge el Plan de Acción de la Conferencia, “más mujeres están involucradas en carreras del sector de las comunicaciones, pero pocas (…) sirven en juntas directivas y en organismos que influyen en la política de medios”. 

No obstante –prosigue el manifiesto–, “la red de comunicaciones global (…) hace que exista la posibilidad de que los medios contribuyan mucho más al adelanto de la mujer”.

En los últimos años, varios periódicos y programas de radio y televisión han apostado por incluir la perspectiva de género en sus informaciones. Algunos diarios, de reciente creación, enarbolan este enfoque como una de sus señas de identidad y otros, más veteranos, han reformado sus prácticas para integrarla.

El pasado mes de mayo, Magda Bandera, directora de lamarea.com y Alba Mareca, una de sus redactoras,  impartían a dúo “Comunicación con perspectiva de género”; actividad que se repetiría en junio. Desde el curso 2015/2016, la Universidad Autónoma de Barcelona ofrece varios másteres “con enfoque de género”, aplicado a la investigación, la política o el periodismo. El pasado 25 de noviembre, la Escuela El País UAM acogía el taller “Periodismo con Género”, coordinado por María R. Sahuquillo, redactora del diario e integrante del Instituto Europeo de Igualdad de Género.

A la vista de estos datos, parece clara la apuesta de algunos medios por este enfoque. Pero, ¿en qué consiste el periodismo con perspectiva de género y qué objetivos persigue?

Elaboración y redacción: Rosalía del Olmo de Vicente y Javier Corbacho Galán

Imagen de cabecera: Javier Corbacho Galán


Según June Fernández, coordinadora de la revista feminista Píkara Magazine, “la perspectiva de género es un enfoque que anima a observar cómo una realidad determinada influye de manera distinta en la vida de las mujeres y de los hombres. No se trata de hacer “periodismo mujerista”, al estilo de suplementos Mujer de otros medios, sino de ofrecer historias potentes, que abran la mirada a otras realidades y matices”. Algo a lo que Juana Gallego,  periodista, profesora en la UAB y especialista en género y comunicación, añade: “Significa analizar y poner de relieve la desigualdad existente. Si no se hace, parece que la igualdad se ha conseguido y no es así”.

¿Pero qué errores comete el periodismo tradicional en el tratamiento de sus informaciones para que un enfoque de género se haga necesario? “En los medios de comunicación españoles, menos del 30% de las informaciones están protagonizadas por mujeres y sólo el 9% de las fuentes consultadas como expertas son femeninas. Esa menor inclusión de las mujeres en los medios se refuerza con aspectos como el sexismo en el lenguaje y los estereotipos machistas en los que se incurre cuando se habla de políticas, deportistas o escritoras”, afirma June. “El primer error es no entender que las mujeres somos más de la mitad de la sociedad; que si el periodismo cuenta las cosas desde la perspectiva de los hombres, el relato será incompleto”, sentencia.

Para Gallego, “cuando se habla de mujeres o se alude a acciones protagonizadas por ellas, se tratan de forma diferenciada frente a hechos en los que participan hombres”. Un “paso adelante” sería –afirma– “hacer una representación simétrica y sin sanciones de género cuando se informe”.

June Fernández: “La perspectiva de género anima a observar cómo una realidad determinada influye de manera distinta en la vida de las mujeres y de los hombres”.

 

Según indica Ana Requena Aguilar, coordinadora de la sección “Micromachismos” en eldiario.es, “la perspectiva de género busca acabar con ese modelo y ofrecer una representación de la realidad más equilibrada, diversa y plural”. A su vez, “más allá del evidente desequilibrio, se trata de cómo aparecer; porque en ocasiones, los medios se refieren a las mujeres de forma estereotipada, con juicios sobre su aspecto o vida privada y a veces ligadas a su parentesco o relación con otro hombre”, añade Requena. Según la Asociación de Prensa de Sevilla, este tipo de menciones (“madre de”, “mujer de”…) en los diarios asciende al 17%.

De acuerdo con los datos del Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP) de 2015 –el más reciente; se realiza cada lustro desde 1995–, “en España, las mujeres comprenden solo el 28% del total de sujetos y fuentes en las noticias de prensa, los informativos de radio y televisión y cuentan con 33% de presencia en los diarios digitales”, cifras superiores en varios puntos porcentuales a la media europea.

Como sujetos de las noticias –revela el estudio–, “las mujeres representan siempre menos del 30% del total: 28% en prensa, 26% en radio y 29% en televisión. En relación al área temática, son una minoría en todas las informaciones –17% de aparición en economía y 25% en política–, excepto en las relacionadas con crimen y violencia, donde representan el 51%. La principal presencia de las mujeres como proveedoras de información es como fuentes de opinión popular (43%) y como fuentes de experiencia personal (37%). El porcentaje más bajo lo tienen como expertas (9%). Por tanto, cuando son los propios medios o productoras los que deben escoger a un experto en las noticias, estos invisibilizan totalmente a las mujeres como fuentes expertas y comentaristas”.

El estudio, elaborado por la Asociación para la Comunicación Cristiana (WAAC, en sus siglas en inglés), repasa en su quinta y última edición un total de 22.136 informaciones de 2.030 medios de comunicación de todo el planeta con el objetivo de examinar la presencia de las mujeres en los medios de información. En nuestro país, se analizaron 452 publicaciones de periódicos impresos, televisión, radio y medios online.

Esta misma labor es la que realiza el Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) que, en su último informe “Análisis de la presencia de las mujeres en los medios de comunicación vascos”, recuerda que “la forma en la que se presentan las informaciones y quienes protagonizan las noticias influyen en la representación de las mujeres que transmiten estos poderosos creadores de la imagen colectiva”.

Juana Gallego: “Si no se pone de relieve la desigualdad existente, parece que la igualdad se ha conseguido y no es así”.

 

En las jornadas “Periodismo y Deporte”, organizadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía el pasado octubre, su presidenta, Emelina Fernández, aseguró que “la información deportiva es el ámbito en el que persiste una mayor brecha de género”, en base a las cifras aportadas de forma anual por el CAA. Según estos datos, únicamente un 5,9% de deportistas que aparecen en los telediarios son mujeres, cuyas intervenciones televisadas no superan el 5% del total de minutos.

Según han denunciado varias mujeres periodistas, estas barreras también existen dentro del propio oficio. En su tesis doctoral “La situación profesional de las periodistas en los principales medios de comunicación del País Vasco”, Diana Rivero analizaba la desigualdad de género en la profesión. De acuerdo con sus datos, el 93% de los puestos directivos y el 70% de los cargos intermedios en el panorama informativo de su comunidad natal estaban ocupados por hombres en el año 2013.

Pero, ¿cuál es la apuesta del periodismo con perspectiva de género para diferenciarse del tradicional? Según la profesora Gallego, “a la hora de buscar datos, informaciones o testimonios, hay que tener en cuenta que las mujeres pueden dar una visión distinta en según qué ámbitos, ya que la perspectiva de género supone incorporar una visión que tenga en cuenta la diferente posición social que ocupan hombres y mujeres. El periodismo tradicional parte de un sujeto universal que parece no tener sexo ni género, pero que se identifica con el sujeto masculino la mayor parte de las veces, y ese es el baremo que se utiliza a la hora de informar”.

Según  afirma June Fernández, “la perspectiva de género puede ayudar a revisar inercias periodísticas tradicionales y corregir el sesgo androcéntrico que prima en los medios”. Algo en lo que coincide Ana Requena. “Se busca ofrecer una representación de la realidad más adecuada, que rompa con estereotipos y con rutinas normalizadas en el oficio y que nos impiden conocer una parte de la realidad. Hay que actuar sobre fuentes, lenguaje, representaciones, coberturas, tratamiento de la información, etcétera”, afirma.

Ana Requena: “Si no representas adecuadamente a la mitad de la población, no estás haciendo bien tu trabajo”.

 

¿Y cuáles son los objetivos del periodismo con perspectiva de género: su incorporación en todos los medios de comunicación o la conformación de un nicho informativo? “Lo ideal es que las facultades de periodismo la introdujeran en la formación de las personas que serán futuros profesionales del gremio. No debe ser un nicho”, aclara Ana Requena. 

“No en todas las noticias se tiene que hacer –señala Juana Gallego– pero sí en aquellas en que los temas abordados afecten de forma diferenciada a hombres y a mujeres. No se trata de reservar una sección para incluir allí temas con perspectiva de género, sino extenderla e introducirla siempre que sea posible en cualquier sección, tema o información”.

En una entrevista a la revista JotDown, la propia June revelaba el encasillamiento casi automático que sufre una mujer periodista y su alejamiento de temas generalistas si ejerce el oficio con perspectiva de género. “Fantaseo con el día en que se consulte a una economista feminista para un reportaje sobre reforma laboral”, declara. “Píkara es un referente en periodismo digital. Somos un medio que llevamos seis años funcionando, con un modelo sostenible, horizontal, innovador y con una edición impresa. Pero casi nunca nos llaman para hablar de periodismo digital o del futuro del papel. Es un clásico que nos inviten a una mesa redonda de medios en la que todos los demás invitados son hombres, y que sólo a nosotras nos pregunten por la igualdad de género”.

En periodismo, el “enfoque” se define como la idea organizadora de un contenido, que aporta un contexto mediante un proceso de selección, énfasis y exclusión de información; en definitiva: el modo desde el que aproximarse a la realidad. ¿Podría suponer un enfoque tan marcado como la perspectiva de género un conflicto con la honestidad y la neutralidad a la hora de abordar la información? “El 91% de las fuentes expertas consultadas por los medios son hombres. ¿Acaso no es ese un enfoque marcado”, se pregunta June Fernández. “Lo que hace el periodismo con perspectiva de género es ampliar la agenda e incluir voces distintas frente a la inercia de futbolistas hombres y políticos y empresarios –con o–. Un periodismo no sexista es el mínimo exigible”, declara.

Según Requena, “no se trata de un enfoque marcado; es un criterio de calidad. Si no representas adecuadamente a la mitad de la población es que no estás haciendo bien tu trabajo”.

“El periodismo –añade– nunca es neutral. Desde el momento que un medio elige una línea editorial o determinados temas o enfoques, está tomando partido. Lo que es deshonesto por parte de algunos medios es ofrecer una imagen de neutralidad que es falsa. Decir que un medio apuesta por la defensa de los Derechos Humanos –y la igualdad es uno de ellos– no implica no hacer tu trabajo con rigor y veracidad. Yo creo que la meta debe ser conseguir aplicar estrategias integrales que nos permitan tener coherencia dentro de los medios.  Lo ideal es que esa coherencia sea también interna: ser conscientes de las desigualdades y corregirlas, apostar por la promoción de mujeres,  evitar la brecha salarial… Sin embargo, como en todos los sectores y empresas, el techo de cristal y las desigualdades de género existen y sin políticas públicas serán muy difíciles de erradicar”.

Para el efectivo calado de la perspectiva de género en el periodismo, “falta –concluye Juana Gallego–, en primer lugar, formación y luego voluntad política y una decidida apuesta por parte de los directivos de los medios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *