SMART JOURNALISM (II): WikiTRIBUNE

Quizá el nombre de Jimmy Wales resulte desconocido para una amplia mayoría de público. Sin embargo, su principal creación, Wikipedia, es uno de los 10 lugares más visitados de la Red.

La “enciclopedia libre”, que echaba a andar en enero de 2001, cuenta hoy con un total de 46 millones de artículos, que son publicados en más de 280 idiomas.

Tras revolucionar la forma de compartir la cultura y la información, Wales se dispone ahora a poner patas arriba al periodismo. Su último proyecto, WikiTRIBUNE, pretende acabar con las noticias falsas mediante un novedoso planteamiento informativo: poner en contacto a periodistas profesionales con ciudadanos colaboradores. Y todo ello, ofreciendo su contenido de manera gratuita y sin publicidad, con el objetivo de garantizar la independencia.“Es una plataforma de noticias con un sentimiento de comunidad”, afirma Wales.

Según indica uno de los lemas de su web, “las noticias están rotas pero nosotros podemos arreglarlas”. Para ello, la plataforma pretende exportar el modelo “wiki” al panorama informativo y transformar el marco comunicativo.

¿Será WikiTRIBUNE el principio de una nueva manera de “hacer periodismo”? Lo analizamos en la segunda entrega de la serie “SMART JOURNALISM”.

Elaboración y redacción: Javier Corbacho Galán

Imágenes: WikiTRIBUNE


WikiTRIBUNE comenzará su andadura con una plantilla formada por 10 periodistas que colaborarán con los lectores. “Ésta será la primera vez en que periodistas profesionales y ciudadanos trabajen codo con codo como iguales redactando las noticias mientras tienen lugar, editándolas en vivo mientras se desarrollan y, en todo momento, respaldados por una comunidad que comprueba doblemente los hechos. La gente sigue sedienta de información de calidad”, afirma su fundador.

“Apoyar Wikitribune es asegurar que los periodistas sólo escriban artículos basados en los hechos que se puedan verificar. Y además, ustedes podrán ver sus fuentes para así poder formarse una opinión. Vivimos en un mundo en el que la gente está muy preocupada por obtener información de calidad basada en hechos, así que habrá demanda. Para cumplir nuestra promesa, necesitamos gente a la que le importe el buen periodismo. Cuantos más donantes tengamos, más periodistas podremos contratar”, aseguró Wales a la BBC.

“Las redes sociales están diseñadas para mostrarnos lo que queremos ver y para que hagamos clic a toda costa”.

 

Al igual que en Wikipedia, la comunidad de usuarios desempeñará un papel relevante en el proceso informativo. Los lectores podrán buscar fuentes, proponer temas de investigación y sugerir modificaciones o ampliaciones en los artículos, que serán aprobadas por alguno de los miembros del equipo de WikiTRIBUNE o por otro internauta que haya conseguido la suficiente reputación.

“WikiTRIBUNE recoge lo mejor de los estándares del periodismo e incorpora la radical idea del mundo “wiki” de que una comunidad de voluntarios puede ayudar a mejorar los artículos”, comenta su fundador.

El proyecto nace apadrinado por Jeff Jarvis –gurú de la comunicación y uno de los periodistas más respetados de EEUU–, la escritora y actriz Lily Cole, Lawrence Lessig, experto en derecho informático y Guy Kawasaki, especialista en marketing y nuevas tecnologías.

WikiTribune surge como reacción a dos hechos que han afectado negativamente al periodismo: las noticias falsas y el “clickbait”. En una entrevista concedida  a The Guardian, Wales aseguró lo siguiente: “Alguien que conozco me convenció para esperar los primeros 100 días de gobierno de Trump y ver qué hacía, pero entonces sucedió lo de Kellyane Conway con eso de los “hechos alternativos” y ese fue el detonante, ahí decidí que teníamos que avanzar con el proyecto”. Conway, consejera de Trump, acuñó el término “alternative facts” al ser preguntada por los periodistas sobre datos oficiales falsos emanados de la Casa Blanca.

“La gente sigue sedienta de información de calidad. Las noticias están rotas pero nosotros podemos arreglarlas”.

 

“Antes de que existiera internet –afirma Jimmy– sólo podíamos obtener noticias a través de medios tradicionales. Los editores, reporteros y verificadores de datos eran los encargados de las noticias y confiábamos en que decían la verdad. Pero las noticias se hicieron digitales. Y eso es un problema porque la competición por los clics es feroz y las fuentes de información de poca calidad están por todas partes. Las redes sociales están diseñadas para mostrarnos lo que queremos ver y para que hagamos clic a toda costa. WikiTRIBUNE será una herramienta viva que presentará artículos imparciales basados en hechos e información precisa con pruebas reales”.

Uno de los pilares del proyecto será la transparencia: se publicará en qué se han gastado los fondos y cada artículo irá acompañado de una detallada lista que muestre las fuentes que su autor ha utilizado, con el fin de que el lector pueda verificar la fiabilidad del contenido.

No obstante, hay quien pone en duda la viabilidad de la plataforma. Joshua Benton, director del Laboratorio de Periodismo Nieman de la Universidad de Harvard, considera que el modelo de financiación colectiva de WikiTRIBUNE –gratuito, libre de anuncios y dependiente de las donaciones voluntarias de los suscriptores– puede limitar su potencial.

“Hay una cantidad de gente que –si se hace correctamente– la considerará una plataforma de confianza. Pero 10 ó 20 personas no van a arreglar las noticias. Me cuesta mucho imaginarlo convertido en una gran organización informativa” asegura Benton.

Del mismo modo, desde The Atlantic, dudan de la apuesta de WikiTRIBUNE por la gratuidad y la colaboración ciudadana. “Alguien que cobra por hacer un trabajo periodístico no puede ser considerado “igual” que alguien a quien no pagan. Y la idea de que el trabajo periodístico básico debe hacerse de forma gratuita, por parte de los voluntarios, es perjudicial para el periodismo profesional”. La revista cuestiona también si un equipo de 10 profesionales –el New York Times cuenta con 1.300 personas en plantilla– es suficiente para materializar las ambiciones de Wales.

A fecha de 30 de septiembre de 2017, la web de WikiTRIBUNE cuenta con 11.597 suscriptores registrados. Sólo falta por ver si esta plataforma inicia la revolución periodística que, como promete su fundador, “arregle las noticias”. O si, por el contrario, aún estemos lejos de encontrar –si la hay– la solución a la tan repetida “crisis del periodismo”.


Nota: Desde UND_R CONSTRUCTION, intentamos ponernos en contacto con Jimmy Wales con el objetivo de entrevistarle. En un primer momento, el equipo de WT accedió a que enviásemos las preguntas para hacérselas llegar a Jimmy. Poco después, nos comunicaban que Wales “se encuentra totalmente focalizado en el lanzamiento de WikiTRIBUNE” por lo que iba a ser “imposible programar nuestra petición en su agenda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *